sábado, 14 de marzo de 2009

belleza...

Anoche, mientras caminaba sin rumbo fijo, alguien paso a mi lado… me fije en ella. Tal vez sería la mujer más bella que yo haya podido ver, soñar… o imaginar.

Con pasos ligeros pero marcados caminaba. Su pelo largo y negro ondulaba al son del viento. Sus ojos, marrones acentuados de un color verdoso brillaban entre las miles de las luces de la ciudad. Su boca, pequeña y sensual convertían en todas las palabras que ella decía en un fino canto. Su nariz, belleza donde las haya, conformaba el más bello retrato dibujado por la naturaleza. Sus manos, pequeñas y finas. Su cuerpo; sus curvas perfectas, alineaban el borde de la belleza celestial con la terrenal. Quien sabría decir si aquello que paso a mi lado era una simple ilusión, un mero sueño… o simple recuerdo.

1 comentario:

Damned dijo...

Buuf! No puedo decir que sea horrible, no lo es en absoluto, pero ya sabes que a mí tanta empalagosidad junta...
Pero me ha gustado la última frase "... o un recuerdo."
Eso te ha quedado genial! Estas pequeñas cositas no son por casualidad... vienen del talento! Y el talento se desarrolla leyendo mucho...
Jjaja qué filosófica estoy hoy!