jueves, 22 de noviembre de 2012

Castillo de Arena


Hoy me han preguntado como consigo olvidar o dejar apartado todo aquello que me ronda por la cabeza y me carcome. Esos pensamientos que, como una bocanada de humo, nublan mi mente sin poder continuar, deteniéndome a recuperar la visión.

¿Cómo detener a esa oscuridad que poco a poco roe los cimientos de una vida? Desmoronándome en ocasiones para luego después levantarme, y siempre levantarme una vez más por la que caigo. Siempre de pie, siempre con la vista en alto. Como en la vida, el mar azota la playa una y otra vez, con ímpetu, sin descanso. Ola tras ola, transforma la arena a su antojo. Ola tras ola, domina la playa. Tal vez deberíamos abandonarnos y caer en la orilla, dejarnos golpear ola tras ola, elevarnos por las mareas y enterrarnos en la arena, perdernos en la infinidad de los mares y océanos, arrastrados por aquello que no podemos controlar al habernos dejado abandonar, o también, podríamos quedarnos en la playa y construir nuestro pequeño castillo de arena.

Siempre que construimos un castillo de arena corremos el riego de que se desmorone pero ¿No es así como es la vida? ¿No se desmoronan nuestros sueños, nuestros sentimientos y en ocasiones, no somos capaces de impedirlo? Creemos que todo ha terminado, creemos que se ha desvanecido, que todo está perdido. Pero en realidad no es así, cuando construimos un castillo de arena y lo hacemos mal, se desmorona, es verdad, pero ¿No estamos rodeados de arena? ¿No podemos volverlo a reconstruir resolviendo nuestros fallos? Nada desaparece sino que se esparce, nuestra es la elección de llorar a cada gramo que ha perdido su lugar o de volverlos a juntar para continuar nuestro castillo. Podrán ocurrir infinidad de desgracias y desventuras, pero siempre estará ahí la arena para volverla a levantar. Construye tu vida en soledad y la naturaleza proveerá lo que necesites, porque la vida nunca acaba, siempre continua aunque haya muerte porque pase lo que pase siempre habrá vida. 

1 comentario:

Raquel Aysa dijo...

'Ola tras ola, transforma la arena a su antojo'. Me guuuuusta :)